Cuando te golpea la culpa por el cuidado propio

¿Sabías que el 54% de los profesionales en los Estados Unidos no usan su tiempo de vacaciones? ¡Se lo han ganado! Sin embargo, la mayoría de los trabajadores estadounidenses están optando por ignorar los días de descanso que se les debe y optan por seguir trabajando a diario. ¿Por qué? 

Esta falta de tiempo de vacaciones es una gran luz roja intermitente sobre cómo los estadounidenses ven el descanso y el cuidarse. Cuando valoras algo, le prestas atención. Cuanto menos valoras algo, más toma el segundo lugar. Así que aquí viene la pregunta del millón: ¿cuánto valoras el cuidado personal? 

El Diccionario de Oxford define el cuidado propio como “La práctica de tomar un papel activo en la protección del propio bienestar y la felicidad, en particular durante los períodos de estrés”. ( Fuente ) Afortunadamente, esa definición es bastante amplia, lo que significa que el cuidado propio tiene la flexibilidad de ser tan intenso o casual como quieras. 

Sin embargo, incluso con esa flexibilidad, muchos de nosotros no priorizamos ninguna forma de cuidado personal. El cuidado personal puede incluirse en muchas categorías, como la condición física, las relaciones e incluso tu salud médica. ¿Cuántos de ustedes han ignorado su examen físico anual o se han perdido los últimos dos años de exámenes dentales? Eso es una falta de cuidado personal. 

Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente y con todas tus fuerzas”. El segundo es: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”. No hay otro mandamiento más importante que estos.”

MARCOS 12:30-31

Como Mary Harp menciona en su artículo sobre Equipando Mujeres de Dios, Dios quiere que nos valoremos tanto como valoramos a los demás. ¿Adivina qué significa eso? Practicando el cuidado personal. El cuidado personal a veces se considera egoísta y no como Cristo, pero este versículo desacredita completamente esa teoría. Dios quiere que ministramos a quienes nos rodean, pero ¿cómo podemos hacer eso si nos estamos quedando vacíos?

Dios tomó un día de descanso sabático después de crear la tierra. ¡Él dio el mejor ejemplo de cuidado personal para nosotros! Entonces, ¿por qué ignoramos Su acción y nos empujamos a nosotros mismos? Tal vez tenga menos que ver con no tener tiempo o con los medios para “tratarnos” y más con el hecho de que tomarnos tiempo para nosotros mismos nos parece increíblemente egoístas e inevitablemente nos hace sentirnos culpables.

¿Cuántos de ustedes han tenido al menos uno de esos pensamientos cruzar por su mente? La culpa es el ladrón más grande del verdadero descanso en muchas de nuestras vidas. Es hora de poner fin a esos pensamientos dañinos. Únete a nosotros este mes a medida que aprendemos cómo colocar el cuidado personal en nuestra lista de prioridades y encontrar maneras de darnos un descanso sin causar más estrés.