Connecting, leading, and supporting women
in the workplace to reach their God-given potential.

Piensa que el conflicto es como la temporada de los impuestos

July 30, 2018

Piensa que el conflicto es como la temporada de los impuestos

Piensa que el conflicto es como la temporada de los impuestos

 

 

¡Julio, has sido un mes muy lleno! Sabíamos que el tema del conflicto y los enfrentamientos necesitarían muchas voces para hablar, y nos sentimos honradas al tener tres perspectivas únicas sobre el conflicto en nuestras vidas personales, profesionales, y espirituales. Donna Carlson, líder de 4word en Colorado Springs, nos dio una perspectiva en lo que el conflicto parece en nuestras relaciones y como podemos enfrentarlos en una manera saludable. Patty Ross, Miembro de Junta de 4word y ex ejecutiva de Nike, uso sus 34 años de conocimiento de liderazgo para identificar maneras claves de como podemos lidiar con conflicto en nuestro lugar de trabajo. También, Steve Haas, Miembro de Junta Asesora, escribió palabras oportunas y audaz de como un Cristiano debería ver el conflicto espiritual, tanto en el mundo y en sus propias vidas.

 

 

 

¡El conflicto no discrimina! Le encanta infiltrarse literalmente en cada rincón de nuestras vidas y ver qué tipo de caos puede crear. Es por eso que Satanás lo considera una herramienta poderosa. Nuestra naturaleza pecaminosa significa que nunca seremos 100% inmunes al conflicto. Su atracción siempre encontrará la ventaja que necesita para darnos un tirón gigante. Pero solo porque sabes que eventualmente serás víctima de un conflicto no significa que levantes las manos y dejes que suceda.

 

 

 

El conflicto pude atraerte por una variedad de razones. ¿Puede ser debido a la codicia, furia, odio, o sentirse no amado? Cada una de esas emociones tiene una raíz que también cultiva el conflicto. ¿Codicia? Desdicha con lo que Dios te ha dado. ¿Furia? Incapacidad de ver el plan de Dios. ¿Odio? Incapaz de apreciar la profundidad de amor de Dios. ¿Sentirse no amado o subvaluado? Olvidó la definición de Dios de “valor”.

 

 

 

“Por lo tanto, si estás presentando tu ofrenda en el altar y allí recuerdas que tu hermano tiene algo contra ti, deja tu ofrenda allí delante del altar. Ve primero y reconcíliate con tu hermano; luego vuelve y presenta tu ofrenda.” – Mateo 5:23-24

 

 

 

Involucrándose en un conflicto puede sentirse como un gesto noble, en ese momento. Puede sentir que defiende su fe, defiende sus relaciones o gana respeto en su lugar de trabajo. Pero Dios no ve el conflicto como algo positivo. En el versículo anterior, Mateo escribe que Dios no quiere nada de nosotros si tenemos un problema (ref: conflicto) con alguien. ¿Por qué? Porque si estás en guerra con alguien, tu mente está constantemente nublada con esas situaciones. Te consume y toma el centro del escenario. Dios no se conforma con el segundo lugar. Él los quiere a todos, un requisito que no pueden cumplir si se han enredado en un conflicto.

 

 

 

Entonces, si el conflicto es inevitable y Dios no quiere compartirlo contigo, ¿qué puedes hacer? Prepárate. Piense en conflictos como la temporada de impuestos. Si eres inteligente y no estás dispuesto a pasar por el infierno cada mes de abril, pasas todo el año preparándote para presentar esa declaración de impuestos. Organizas, etiquetas y reclamas de forma constante que los impuestos poderosos que temes tienden a afectarnos a todos.

 

 

Este mismo plan de ataque puede aplicarse al conflicto. Prepárate para el conflicto al recordar tu propósito: honrar y glorificar a Dios. Cuando el conflicto llegue para ti, acelera tu mente y tu corazón para permanecer enfocado en la resolución, no en una victoria vengativa. Haz que tu objetivo sea salir de un conflicto como una mejor persona e hijo de Dios y hacer todo lo posible para dar a los que están del otro lado del conflicto la misma posibilidad de obtener el mismo resultado. Después de cada conflicto que sobreviva, considere los pasos que se pueden tomar para profundizar el período de tiempo entre ahora y un conflicto futuro.

 

 

El conflicto y la confrontación son las herramientas favoritas del Enemigo. Él los está poniendo claramente a trabajar en la sociedad actual, aparentemente sin un final a la vista. Estimado lector, es hora de cambiar eso. Enfrenta el conflicto blindado con las armas de Dios para la paz. Nosotros, como cristianos, tenemos la capacidad de inclinar la balanza hacia la comprensión de Dios y el amor que todo lo abarca. ¡Hagámoslo!

 


 

Sign up to receive our Monday Morning emails and get blogs like this delivered right to your inbox!

 


SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSaveSaveSaveSaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *