Connecting, leading, and supporting women
in the workplace to reach their God-given potential.

Cuando los cambios de la vida son liberación

January 14, 2019

Cuando los cambios de la vida son liberación

Cuando los cambios de la vida son liberación

 

 

 

¿Alguna vez has estado en un lugar realmente bueno en tu vida y luego todo se volvió de cabeza? Es difícil mantenerse positivo y esperanzado en estas situaciones, pero esa es exactamente la respuesta que haría que estos tiempos sean más fáciles de soportar. Camille K. Walker comparte desde el corazón sobre las muchas veces que su vida ha sido sometida a una transición y cómo se mantuvo atenta con Dios para encontrar la motivación para seguir adelante.

——

¡Diles a nuestros lectores un poco sobre ti!

Camille: Tengo un BBA en mercadeo de Texas Tech University y una licenciatura en derecho de la Universidad de Houston. Me convertí en cristiana a una edad temprana. Crecí con padres maravillosos y una hermana menor.

Después de graduarme en la escuela de derecho, me casé y, varios años después, me emocioné en convertirme en madre de un hijo y, cuatro años después, una hija. No hay nada como ser dado dos pequeñas personas preciosas para nutrir, desarrollar y apoyar. El malabarismo entre la fe, el matrimonio, la maternidad, la carrera y cualquier otra cosa es real. Me encanta hacer múltiples tareas y organizarme.

Mi carrera en derecho abarca más de veinticinco años trabajando en diversas funciones como abogada. Después de practicar derecho por algunos años, descubrí algunas habilidades creativas que nunca supe que tenía. Comencé a explorar mis nuevos conjuntos de habilidades y a usar mis habilidades naturales para enseñar, escribir y ayudar a las personas a cambiar sus vidas. Me pueden describir como una persona tranquila, reservada y reflexiva. Soy perpetuamente curiosa y me encanta aprender.

 

Tu vida ha estado llena de transiciones y cambios. ¿Puedes compartir cómo navegaste eso?

Camille: Mi vida se ha desarrollado casi como un rompecabezas gigante. A principios de mis veinte años, casi cuando estuve lista para comenzar mi carrera legal, el negocio de mi familia atravesó un desafío legal muy difícil. Esta transición inesperada me obligó a asumir un papel de liderazgo y tomar algunas decisiones clave. Aprendí que Dios nos prepara para todo lo que enfrentaremos en la vida. Recién terminando de asistir a la escuela de derecho, estaba acostumbrada a tener que pensar de manera metódica y analítica, sopesar los riesgos y considerar cursos de acción alternativos. El entrenamiento me permitió sentirme segura de tener que tomar decisiones importantes. El método socrático de tener que estar siempre preparado porque nunca sabias cuándo un profesor te pediría que recitaras en una sala llena de compañeros de clase parece sádico, pero definitivamente cumple su propósito en ley y más allá. Aprendí rápidamente a través de ese calvario que no cedo a la presión fácilmente. Además de eso, Dios me regaló una actitud calmada y una perspicacia aún antes de asistir a la escuela de derecho.

Una segunda transición importante ocurrió hace unos once años. Un día uno de mis hijos comenzó a sentir síntomas extraños. Mi intuición me dijo que algo estaba realmente mal. Pasamos de un fin de semana de diversión familiar al pediatra que inmediatamente nos remitió al hospital. El diagnóstico de una condición de salud crónica inesperada cambia la vida. Un día todo es normal y al día siguiente hay una nueva norma. Este desafío me enseñó que podemos hacer todas las cosas a través de Cristo que nos fortalece. Dios dio gracia y fortaleza para balancear esta nueva forma de vida mientras construía mi fe a lo grande. Balancear la fe, el matrimonio, la maternidad, la carrera y todo lo demás funcionó hasta que un día, la gracia ya no estaba allí. Dios me advirtió en un sueño que ya no era prudente seguir viviendo de esta manera. Sentí que debía renunciar a mi puesto en el bufete de abogados y comenzar una práctica sola. Esto me brindaría la flexibilidad de ocuparme de mis responsabilidades con Dios, la familia y los clientes.

Aprendí que durante los tiempos de dejar lo familiar y crear una nueva norma, Dios provee lo que necesitamos para esa temporada. Desde ese día, hace once años, puedo dar fe de la fidelidad de Dios al proporcionar, proteger y guiarme a los pastos verdes. Aprender a confiar en Dios y depender de Él en cada desafío es una lección de por vida.

Justo cuando piensas que las cosas en tu vida se han calmado, a veces ese no es el caso. En 2014, pasé por otro cambio de vida bastante significativo. Cuando un cónyuge decide que ya no desea estar unido en matrimonio contigo, te duele y duele hasta la médula. Este nivel de dolor trae tantas preguntas con pocas respuestas. Podía ver fácilmente la mano de Dios trabajando en todo lo relacionado con la disolución de la vida que construimos juntos. Hubo bendiciones inexplicables que en realidad eran milagros. Dios proveyó personas especiales para apoyarme durante todo el proceso. Aprendí muchas lecciones de vida, pero una lección sobresalía del resto. Tuve que aprender a ser un buen recipiente. Estaba tan acostumbrada a dar que nunca había aprendido lo que significaba ser un buen recipiente. Aprendí que no es una buena idea continuar dando cuando tu copa está baja o se está quedando vacía. Cuando nuestras copas están llenas, podemos servir mejor de nuestro desbordamiento.

En los últimos años, he aprendido que la vida es una serie de transiciones. Estoy en un nuevo capítulo en el uso de mi voz para hablar, escribir y ser mentor para ayudar a las mujeres a llevar una vida útil. He disfrutado aprender más acerca de quién soy realmente y de los regalos que tengo dentro, esperando a ser compartidos.

Me he resistido mucho a ser visto y salir a aguas desconocidas. Es un alivio saber que estás en una aventura con Dios. Aunque no siempre es fácil, la transformación que ha tenido lugar me ha llevado a nuevos niveles de confianza. Aprender a vivir en un estado de abundancia intrépida, sin importar lo que suceda, ha resultado en más amor propio, paz, mayor alegría y paciencia.

Esta foto fue tomada en 2013 cuando estaba en medio de la disolución de mi matrimonio. Los Moores se encontraban en medio de su propia transición, dejando un ministerio y escuchando a dónde Dios los enviaría en su próxima tarea. Hoy, los Moores están pastoreando una iglesia próspera. Un domingo, cuando estaba demasiada desanimada para asistir a mi iglesia, visité la iglesia de Eric y Andrea. Recuerdo haber ido al altar por oración. Esta preciosa pareja oró por mí en un momento en que fui incapaz de pronunciar las palabras por mí misma. En ese momento, la angustia era tan pesada. Ahora, miro hacia atrás a esa temporada y realmente creo que fui liberada, no divorciada. Recientemente, me invitaron a hacer un entrenamiento en uno de los retiros de mujeres. Dios continúa permitiendo que nuestros caminos se alineen para Su propósito.

 

Tu pasión son las personas y verlas crecer y progresar, y has desarrollado dos cursos para ayudar a las personas a realizar las promesas de Dios. ¿Cómo ha sido ese proceso y está disponible el curso en línea?

Camille: Estoy absolutamente apasionada por ayudar a las personas a llevar una vida útil. He escrito un currículo de desarrollo personal para ese propósito. Todos mis cursos fueron escritos mientras estaba en transición. Los siguientes cursos están disponibles en línea: Salud para el Alma de Lideres (Health for a Leaders Soul) está diseñado para el estudio en grupo con líderes de organizaciones. En un ambiente seguro, los líderes están invitados a tomarse el tiempo para reducir la velocidad y evaluar si están viviendo auténticamente y liderando con integridad. El curso Abundancia sin Miedo (Fearless Abundance) es sobre cómo vivir libre en y durante la transición. El curso te guía a través de los pasos para conectarte con la abundancia de las promesas de Dios para cada situación.

 

Si sientes que Dios te está alejando de algo que crees que es “algo bueno”, ¿cómo deberías responder?

Camille: Cuando Dios nos está alejando de algo que creemos que es algo bueno, en mi experiencia, a veces no tiene ningún sentido lógico. Hay tantos ejemplos de eso en la Biblia: Abraham, Moisés, Noé, Josué, y la lista sigue y sigue. Nunca podemos conocer completamente el tiempo de Dios, así que tenemos que aprender a confiar en que Dios sabe algo que no sabemos. Cuando no estoy segura, encuentro útil pedirle a Dios que lo deje claro y Él da sabiduría.

Cuando la sección de 4word de Austin, Texas estaba en la etapa de planificación, me encantó que Susan Tolles me contacto y me pidió que me uniera al comité asesor. Ser parte del equipo de lanzamiento fue un gran privilegio porque fue una de las pocas veces en que me tocaba codearme con mujeres profesionales de fe. La idea de poder rodearme y apoyar a las mujeres de fe profesionales fue un sueño hecho realidad. Justo cuando las cosas empezaron a ponerse en marcha, sentí que Dios me decía que era hora de alejarme. Fue difícil explicar por qué, cómo no entendía completamente por qué Dios me estaba guiando para alejarme. Con el paso del tiempo, me di cuenta de que Dios quería que dedicara más tiempo para descansar y escuchar Su voz e instrucciones sobre cómo avanzar en mi nuevo capítulo de la vida.

 

Si un cambio o transición es inminente, ¿qué debe hacer alguien para prepararse y garantizar que la experiencia sea beneficiosa?

Camille: El arte de aprender a escuchar a Dios es la forma más importante de preparar y asegurar que la experiencia de cambio o transición sea beneficiosa. Un ejercicio simple es parar, mirar y escuchar la voz de Dios. Apartar tiempo para el silencio, la soledad y el descanso es ideal para ayudar a deshacerte de las distracciones. Dios habla con una voz tranquila y silenciosa, como sueños, música, personas, artículos, sermones o incluso circunstancias. Tienes que estar atento y esperar que Dios hable. Él promete guiarnos y guiarnos en el camino que debemos seguir. No te preocupes por errores, porque Dios siempre corregirá si es necesario.

 

Desde su experiencia personal, ¿cuáles son algunos consejos que compartiría para cualquier persona en medio de un cambio de vida difícil y quizás mayor?

Camille: Cuando estás en medio de un cambio de vida difícil o importante, nosotros, como cristianos, sabemos que orar siempre es un primer paso sabio, pero habrá ocasiones en las que sentirás que no puedes orar. El siguiente mejor paso es no aislarse. Las emociones negativas como la culpa, la vergüenza, la culpa y otras cosas similares pueden hacer que te sientas desesperanzado e impotente. Oblígate a salir y estar entre las personas. Tendrás algo de consuelo y alivio al estar en un ambiente positivo.

Cuando estés solo, enciende la música de alabanza. Silenciará al enemigo, especialmente los pensamientos negativos que retumban en tu mente. Un truco que me funcionó cuando no pude dejar de pensar cosas negativas fue cantar mis canciones favoritas. ¡No puedes cantar y pensar pensamientos negativos al mismo tiempo! La música y las letras, junto con los gritos de las palabras de la canción, aumentan tu nivel de energía.

Te advierto que tengas cuidado con quién hablas acerca de tu dificultad o desafío. Los amigos bien intencionados a veces dan consejos no solicitados que pueden no ser precisos para tu situación. Pídale sabiduría al Padre Dios y Él lo dará y te brindará la ayuda que necesitas para apoyarte a través del desafío.

 

 

¿Algo más que quieras compartir?

Camille: Me he dado cuenta de que los principales desafíos dolorosos, penosos o difíciles que encontramos en la vida resultan ser los que Dios usa para ayudar a los demás. La noche del lanzamiento de 4word cuando Diane Paddison compartió su historia del dolor de divorcio y los desafíos a lo largo de su carrera, me sorprendió. Era lo mismo que necesitaba escuchar, ya que acababa de pasar por la misma transición.

Debo admitir que cuando conocí a Diane por primera vez en el almuerzo con el equipo de liderazgo de Austin, formé mi propia impresión de lo que creía que su vida sería comparada con la mía. Después de escuchar el testimonio de Diane, fui a casa y lloré. Su coraje para decir su verdad me ayudó a borrar la vergüenza, la culpa y la pena de un matrimonio fallido. Le agradezco a Dios por Diane, 4word y por ser parte de una organización que fue parte de mi transformación.

 

——

 

Camille K. Walker JD es una consultora, estratega con más de 25 años de experiencia en las industrias legales y de negocios. Camille ayuda a los empresarios a crear negocios estratégicamente, para que puedan ganar lo que quieran y tengan más tiempo para disfrutar de su vida.

Camille obtuvo su licenciatura en administración de empresas en mercadotecnia en Texas Tech University y su título de abogada en el Centro de Derecho de la Universidad de Houston. Ella ha ejercido la abogacía por más de 25 años con una práctica diversa que va desde testamentario, la discapacidad y la bancarrota.

Comenzó su negocio de consultoría para ayudar a profesionales abrumados, estresados y frustrados, y a los propietarios de pequeñas empresas a crear una vida y un negocio que les funcione. Para obtener más información, visite www.camillewalker.com. 

 

 

Sign up to receive our Weekly Blog emails and get blogs like this delivered right to your inbox!

 


SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSaveSaveSaveSaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave

SaveSave


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *