Connecting, leading, and supporting women
in the workplace to reach their God-given potential.

Qué NO Priorizar

October 16, 2017

Qué NO Priorizar
Share...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestPrint this pageShare on StumbleUponEmail this to someone

Qué NO Priorizar

 

 

Cuando pienso en mujeres valientes de fe, pienso en Corrie Ten Boom. Corrie y su familia ayudaron a judíos a escapar de los nazis y más tarde fue encarcelada en un campo de concentración.

 

¿Cómo escribió Corrie Ten Boom estas famosas palabras: “La preocupación no vacía mañana de su dolor; se vacía hoy de su fuerza “?

 

Mientras pensaba en nuestro tema de las prioridades, me di cuenta de que la solución para sentirse abrumado no es sólo averiguar lo que tenemos que dar prioridad. También tenemos que averiguar qué no priorizar en nuestras vidas.

 

Las mujeres tienden a cargar las cargas de otras personas. Eso nos hace excelentes amigas, madres y guerreras de oración, pero esa tendencia también nos deja propensos a llevar cargas que Dios no quiere que llevemos. Priorizamos cosas como la preocupación pero hemos sido llamadas a vivir en libertad.

 

Aquí hay tres cargas que a menudo llevamos que debemos liberar para descubrir las prioridades que Dios nos ha llamado a vivir:

 

Preocupación

 

La preocupación es un drenaje constante en nuestra energía y emociones. Se arrastra en nuestra mente, se hace cargo de nuestros pensamientos, y nos deja incapaces de centrarse en cualquier otra cosa. Pero la Biblia nos dice que hay otra manera. En el Salmo 68, David alaba a Dios que “carga diariamente nuestras cargas. Nuestro Dios es un Dios que salva; del Señor Soberano viene escapar de la muerte. “Corrie Ten Boom entendió esto. Si Dios promete salvar, ¿por qué desperdiciamos tanto de nuestro tiempo con preocupación? Piensa en cuánto tiempo tendrías que centrarse en las prioridades que Dios le ha llamado a enfocar sí dejaste de preocuparse tanto!

 

Fracaso

 

Como la preocupación, el miedo al fracaso puede paralizarnos y evitar que vivamos la vida que Dios nos ha llamado a vivir. Pero el fracaso nunca es definitivo con Dios. En Juan 18, vemos una de las mayores historias de fracaso cuando Pedro negó que conociera a Cristo no sólo una vez sino tres veces. Ningún fracaso es demasiado grande para ser perdonado. Jesús murió en la cruz por nuestros fracasos, así que suelta la carga del fracaso.

 

Culpa

 

Las mujeres tienden a ser propensas a llevar la culpa. Asumimos la responsabilidad de cosas que no son nuestras para asumir la responsabilidad. Pero la culpa es una carga que Dios no nos pide que lleve, y esto tiene consecuencias físicas, emocionales y espirituales. Todos hemos sentido que el hoyo en el estómago de una palabra o acción nos sentimos culpables. David, el mismo que alabó a Dios por cargar sus cargas, cometió algunos errores muy grandes y se sintió tentado a hacer aún más grandes que hubieran llevado a una culpa inmensa. En cambio, Dios intervino y le impidió un mayor pecado (1 Samuel 24-25). Jesús murió en la cruz para quitar toda nuestra culpa. ¿No te siente como una carga se ha levantado de tus hombros?

 

¿Qué pasaría si dejaste de cargar las cargas de la preocupación, el fracaso y la culpa y en lugar de ello daba prioridad al valor, la audacia y la libertad? ¿Podrías usar algún refresco en tu vida espiritual, personal o profesional? 4word está lanzando el primer devocional de todo el año para las mujeres en el lugar de trabajo, “Be Refreshed”, el 1 de noviembre. Si la carga de la preocupación, la culpa y el temor te pesan, nuestra oración es que “Be Refreshed” será una fuente de aliento, crecimiento y refresco para ti mientras persigues las prioridades y el propósito único que Dios tiene para tu vida.

 

 

Pre-ordene tu copia de “Be Refreshed” hoy en 4wordwomen.org/be-refreshed.

 

 

Sign up to receive our Monday Morning emails and get blogs like this delivered right to your inbox!

——


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Close
loading...

We are glad you are here!

Join our email list and access 4word articles and resources to support you as you work, love, and pray.