Connecting, leading, and supporting women
in the workplace to reach their God-given potential.

Gratitud – Noviembre 2017 La Guía de Conversación Temática de Líderes

November 2, 2017


Share...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on PinterestPrint this pageShare on StumbleUponEmail this to someone

 

Verso del mes: Estén siempre alegres. Nunca dejen de orar. Sean agradecidos en toda circunstancia, pues esta es la voluntad de Dios para ustedes, los que pertenecen a Cristo Jesús.

1 Tesalonicenses 5:16-18

 

 

“¿Me estás tomando el pelo?”

 

Debería estar escribiendo un blog sobre “Gratitud”, pero eso no es lo que estoy sintiendo en este momento exacto. Incómoda, frustrada y estresada es mucho más apropiado.

 

Por la segunda noche consecutiva, estoy sentado en el sofá con una almohadilla de calefacción. Los músculos de mi espina baja están hinchados y tan apretados que es difícil ponerme de pie rectamente. “¿Qué pasó?” Es la pregunta que me siguen haciendo y no la puedo responder. Es ya sea la yoga que hice la semana pasada, el estar sentada demasiadas horas en una conferencia este fin de semana, que estoy envejeciendo, o alguna combinación de lo anterior.

 

En cualquier caso, esa es la parte “incómoda”. La “frustración” radica en el hecho de que había terminado la mitad de este blog anoche, me olvidé de salvarlo, y a pesar de todos mis esfuerzos, no pude recuperar ese documento o recordar lo que escribí. Y el componente “estrés” es el resultado de varios grandes plazos que se aproximan al final de la semana y el darme cuenta de que, a menos que haya un milagro, simplemente no va a suceder.

 

Así que. Gratitud, ¿eh?

 

 

Una parte de mí quiere entrar en la oficina de mi compañera de cuarto y lanzar un excesivamente dramático, berrinche para hacerla reír y aliviar parte de mi tensión interna. Parte de mí quiere culpar a Microsoft Word por no tener una mejor forma de recuperación de respaldo, escribir rápidamente alguna reflexión genérica sobre la importancia de “contar nuestras bendiciones” y simplemente hacerlo. (Eso suena tan atractivo como una taza de café tibio de ayer.) Y otra parte de mí solo quiere cerrar la computadora, ir a la cama y esperar que de alguna manera mañana me despierte sin dolor de espalda y una idea muy creativa para este blog. (¿Tal vez el Hada de Los Blogs puede dejarme una copia de ello bajo mi almohada?)

 

 

Sin embargo, no puedo evitar pensar que esto no sucede por accidente. Que a pesar de una plétora de artículos que promueven tener una actitud de gratitud lo que se supone que debo hablar va más allá de simplemente celebrar y recordar lo que es “bueno” en nuestra vida. Se trata de llegar al lugar donde podemos estar agradecidos por todo – incluso cuando “esto” es desagradable o no deseado.

 

 

Me recuerda la vida de San Pablo – un hombre que encarnó lo que Santiago exhortó a los cristianos cuando escribió, “Amados hermanos, tengan mucho gozo cuando estén en diversas pruebas…” Santiago 1:2

 

 

Para Pablo, “pruebas” incluye ser golpeado, apedreado, naufragado, encarcelado, muerto de hambre y abandonado a morir. Y a pesar de todo, Pablo estaba agradecido y se regocijaba en su sufrimiento. Él continuó cantando y alabando a Dios, para promover el Evangelio, para honrar al Señor en todo lo que dijo e hizo, y para servir a los demás desinteresadamente.

 

 

¿Una tarea fácil? De ningún modo. ¿Un desafío del tamaño de Dios que tiene la capacidad de cambiarnos radicalmente y a las personas que nos rodean ahora y posiblemente por toda la eternidad? Absolutamente.

 

 

La verdad es que estar agradecido es fácil cuando todo va bien.

 

 

  • “Señor, gracias por mi promoción.”
  • “Gracias por el éxito de mis hijos.”
  • “Alabado sea Dios por mi buena salud”.
  • “Padre, gracias por muchos amigos maravillosos.”

 

 

Si tienes todas esas cosas, alaba a Dios – ¡y se agradecida!

 

 

Pero ¿y si no? ¿Todavía puedes estar agradecida cuando lo que enfrentas es humillante, desgarrador o doloroso?

 

 

  • “Señor, gracias por promover a mi compañera de trabajo en vez de mi … .bendícela en su nuevo rol.”
  • “Gracias por permitirme compartir el dolor que sentías al experimentar la muerte de un niño”.
  •  “Gracias que, aunque este cáncer está devastando mi cuerpo, tengo la oportunidad de compartir con otros diariamente acerca de cómo se está renovando mi Espíritu y me estás dando esperanza y fuerza”.
  • “Padre, gracias que en esta temporada de soledad, me invitas a una relación más profunda contigo y me das la oportunidad de ministrar a otros que han perdido a su cónyuge por un divorcio o la muerte”.

 

Esas oraciones de agradecimiento requieren otro nivel de fe. Pero es precisamente esa clase de fe la que nos transforma, y muy a menudo, también a los que nos rodean. ¿Cuál es el mejor testimonio para Cristo? ¿Qué glorifica a Dios y a menudo intriga a aquellos que no conocen a Jesús para aprender más acerca de Él? Las personas como tu y yo que están gozosas y agradecidas – incluso frente a desafíos y sufrimientos cuando el mundo dice que tenemos todo el derecho a estar enojadas, deprimidas o desesperadas.

 

Eso no significa que siempre tengamos ganas de cantar cuando estamos sufriendo, o que es fácil sonreír y ser positiva cuando todo parece estar saliendo mal. (Claramente, ¡la primera mitad de este blog es una prueba de eso!) Pero tenemos una opción y cómo respondemos depende enteramente de nosotras.

 

Ya que lamentarse, sentir lástima y / o culpar a los demás nunca me ha hecho sentir mejor, ni ha impactado positivamente la situación o inspirado a nadie, ¿por qué no buscar el bien en cada situación? ¿Por qué no elegir la gratitud? ¿Por qué no ser una discípula de San Pablo en 2017?

 

 

Nota a Dios: Veo lo que estás haciendo aquí conmigo y en este blog …

 

En ese Espíritu, gracias, Señor, que mi actual situación de espalda me está recordando mi salud excepcional en general y que normalmente vivo cada día sin dolor. Gracias que todo lo que he perdido esta semana es la mitad de una entrada de blog – no un trabajo o un ser querido. Y Padre, es porque estás bendiciendo mi negocio y me das oportunidades increíbles que tengo tantas cosas en mi lista de cosas por hacer. ¡Gracias por eso!

 

 

Ser agradecida no puede curar mi espalda, hacer desaparecer mi lista de tareas, o hacer reaparecer el primer borrador de este blog, pero puedo decir honestamente que ha cambiado mi perspectiva, restaurado mi paz, me dio esperanza e incluso ha puesto una sonrisa en mi cara.

 

 

No soy tan ingenua para asumir que como Pablo, lo que he compartido aquí ha avanzado el Evangelio pero espero que también te haya desafiado a “tener mucho gozo”, y que sin importar si la situación se siente como un regalo desde el cielo o te tiene de rodillas con lágrimas en los ojos, nunca olvides a QUIEN le tienes que estar verdaderamente agradecida…

 

 

Así es, todo lo demás no vale nada cuando se le compara con el infinito valor de conocer a Cristo Jesús, mi Señor. Por amor a él, he desechado todo lo demás y lo considero basura a fin de ganar a Cristo…” Filipenses 3:8

 

 

Preguntas de discusión:

  1. ¿Por qué estás más agradecida en tu vida?
  2. ¿Expresas esa gratitud a Dios y a los demás?
  3. ¿Cómo afecta tu vida una actitud de gratitud?
  4. ¿Cómo te sientes cuando alguien expresa gratitud por quién eres?
  5. ¿Te ha bendecido Dios con una experiencia en la que has apreciado más plenamente las cosas en tu vida?
  6. ¿Te ha bendecido Dios con una persona especial que ha hecho una marca indeleble en tu vida? Si es así, ¿le has dicho eso?
  7. ¿Qué es lo que puedes hacer ahora mismo para vivir con más gratitud?
  8. ¿Qué necesitas ahora de Dios y de las mujeres de este grupo?

 

 

Objetivo alcanzable: ¡Tú puedes! ¿Cuál es una cosa específica que harás este mes para vivir con una actitud de gratitud?

 

Objetivo desafiante: ¿Te sientes ambiciosa? ¿Cuáles son las tres cosas que harás para vivir con gratitud este mes? Compártelas con una amiga (fuera de este grupo) y/o tu familia.


 

 

Sign up to receive our Monday Morning emails and get blogs like this delivered right to your inbox!

——


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Close
loading...

We are glad you are here!

Join our email list and access 4word articles and resources to support you as you work, love, and pray.