Connecting, leading, and supporting women
in the workplace to reach their God-given potential.

La relación que has esperado

February 26, 2018

 

 

¡Parpadeamos y febrero ha terminado! Ha sido muy refrescante ver las reacciones a la discusión de este mes sobre las relaciones. Como compartimos a principios de este mes, las relaciones son algo en que pensar más allá de las limitaciones del amor romántico y el Día de San Valentín. Nuestras vidas son afectadas por las relaciones todo el día, todos los días. Interactuamos con nuestros seres queridos, nuestros amigos, nuestra familia, nuestros compañeros de trabajo, incluso extraños. Cada punto de contacto es una invitación a una relación, por lo que debemos ser diligentes para asegurarnos de que nuestra definición de relación coincida con la de Dios.

 

 

Como dijo Catherine Gates en su entrevista con nosotros este mes, todos fuimos creados a la imagen de Dios para estar en relación el uno con el otro. Él no quiso que Adán estuviera solo, así que ciertamente no quiere que el resto de Sus hijos lo estén. Pero en nuestra búsqueda de esa relación “perfecta”, podemos terminar destruyendo lo que Dios quiere en tratando de hacer de las relaciones lo que nosotros queremos.

 

 

También es de vital importancia tener una relación contigo misma antes de poder tener relaciones sanas con los demás, como Diane habló en su blog la semana pasada. No puede esperar que una relación con otra persona (familia, amigos o colegas) crezca y prospere si no sabe lo que puede traer a la mesa y ofrecer a esa otra persona a cambio.

 

 

Aquí, al final de nuestra discusión sobre las relaciones, hágase estas preguntas:

 

  • ¿Qué hago que me califica como una buena amiga?
  • ¿Quién vendría en un abrir y cerrar de ojos en un momento de necesidad?
  • ¿Iría yo en un abrir y cerrar de ojos en un momento de necesidad de alguien?
  • ¿Mi relación con Dios es mi principal prioridad, o he colocado otras relaciones por delante de Él?
  • ¿He priorizado las relaciones con los demás?

 

 

“En todo tiempo ama el amigo; para ayudar en la adversidad nació el hermano.” Proverbios 17:17

 

 

La sociedad te dice que puedes hacerlo todo y con tus propios esfuerzos. Pero eso no podría estar más lejos de la verdad. Necesitamos relaciones en nuestras vidas para los tiempos buenos… y, también, los tiempos malos. ¡Dios pensó que era una idea tan mala que Adán estuviera solo que creó a otra persona, otro género! No sabes cómo se desarrollará tu vida. No sabes cuándo necesitarás a alguien con quien llorar en un momento de devastación. No sabes cuándo tendrás un niño o una promoción para celebrar y necesita la emoción de los amigos a tu alrededor. No sabes cuándo te enfrentarás con una decisión que cambiara tu vida y necesitarás profundamente la tutoría y la visión de un compañero de confianza. No te prives de una de las mayores alegrías de la vida al convencerte de que eres un caballo solitario.

 

 

Relaciones están rotas porque la gente está rota. Todos tenemos defectos; nada ni nadie es perfecto. Cuanto antes aceptes esa realidad, lo más pronto tus relaciones verán un cambio para mejor. No pongas el yugo insoportable de la perfección en tu matrimonio, tus hijos o tus amistades. No merecen esa presión porque nunca estarán a esa altura. No mereces esa desilusión autoimpuesta porque nunca te sentirás satisfecha en tus relaciones con expectativas poco realistas.

 

 

“Preocupémonos los unos por los otros, a fin de estimularnos al amor y a las buenas obras.” Hebreos 10:24

 

 

 

¿Cómo se fortalecerán y se multiplicarán las relaciones hoy en día? Con que todos nosotros no esperemos que todos los que nos rodean cambien y se conviertan en mejores personas, y en su lugar, convirtiéndonos en el cambio que queremos ver. ¿Quieres buenas relaciones sólidas en tu vida? Sé una buena persona sólida. No esperes a que otros vengan a ti y enriquezcan tu vida. Apoya a tu pareja sin condición. Desarrolla a tus hijos y bríndeles la confianza de un padre amoroso y paciente. Ve más allá en ser una fuente de alegría y paz en la vida de tus amigos y compañeros de trabajo. Busca maneras de inspirar y alentar a quienes te rodean a amar y ser buenas personas, y pronto te encontrarás en relaciones fuertes y duraderas, todas centradas en la creación de una comunidad que le dé gloria al Creador. Esos son los tipos de relaciones que todos hemos estado esperando.

 

——

 

Sign up to receive our Monday Morning emails and get blogs like this delivered right to your inbox!

 


SaveSave


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *