Eres Importante – Tu trabajo también

Tu comunidad desempeña un papel en la forma en que percibes tu identidad personal. Puede que esa no sea una noción sorprendente, pero tal vez no la tomemos en serio … hasta que sea demasiado tarde. La Dra. Mollie Bond presenta evidencia de cómo las personas que te rodean desempeñan un papel fundamental en tu desarrollo o en mantenerte abajo.


¿Cómo era ser cristiano que trabaja en un ambiente secular en lugar de trabajar en un ambiente cristiano?

Mollie: Cuando hice el cambio de un lugar de trabajo secular a una organización cristiana sin fines de lucro, pensé que acciones como poder orar en reuniones me ayudarían a aliviar mi sensación de síndrome del impostor. Estaba equivocada. Permítanme compartir cómo aprendí la lección de la falsedad del síndrome del impostor.

Mientras trabajaba en varias estaciones de radio y televisión, me encontré en una cultura donde jurar, hacer chistes sobre Dios y el trabajo perezoso formaban parte de la “norma”. No es fácil permanecer fiel a mis creencias de siempre hacer lo mejor que puedo para Dios (Col. 3:23) cuando no quería estar sin amigos en el trabajo. Entonces comencé a trabajar en una estación de radio cristiana y pensé que todos esos problemas desaparecerían.

Dentro de los primeros años de mi nuevo empleo en la estación cristiana, me di cuenta de que no importaba mi ambiente; Soy cristiano en cualquier ambiente. En cambio, la forma en que interactúo con la gente cambió. Es decir, nunca fui un impostor en una posición corporativa secular. En cambio, el Espíritu Santo me guio de manera diferente en mis interacciones con las personas.

Pablo menciona este ajuste en 1ra Corintios 9:22 donde dice, “Entre los débiles me hice débil, a fin de ganar a los débiles. Me hice todo para todos, a fin de salvar a algunos por todos los medios posibles.”

Este pasaje me ayudó a darme cuenta de que, en algunas situaciones de mi vida, debo encontrarme con las personas donde están, incluso si no estoy expresando mis creencias en voz alta y con orgullo. Cristo me encontró donde estaba antes de conocerlo. Como Él es mi modelo, me esfuerzo por hacer lo mismo.

Me recuerda a esta imagen, una Biblia que estaba en un cinturón de trabajo de construcción.

“Me hice todo para todos, a fin de salvar a algunos por todos los medios posibles.” – 1 Corintios 9:22

Si la Biblia está en su cinturón de trabajo, a veces lo sacas y lo usas, y otras veces no es la herramienta adecuada para usar en ese momento.

Entonces, trabajar en un ambiente secular y cambiar a un ambiente cristiano no cambió quién era yo, sino cómo me relacioné con los demás. Mi “síndrome de impostor” era, de hecho, una indicación de que estaba respondiendo al Espíritu Santo y mostrándo a Cristo al amar a los demás de la forma en que lo necesitaban.

¿Cómo puede alguien construir una identidad auténtica enraizada en Cristo?

Mollie: Como seguidores de Cristo, nuestra identidad comienza al reclamar ser hija del Rey. Como cristiana, sé que mi identidad está en Cristo. Por lo tanto, no importa si soy un banquero, un abogado, un ejecutivo o un líder de una organización sin fines de lucro. Debo servirlo de la mejor manera posible en lo que se me presente ese día.

Afortunadamente, Él da algunas ideas sobre cómo hacer esto mejor, y Él me diseñó para vivir esto de una manera única. Yo llamaría a esto propósito. Otros lo han llamado vocación o pasión.

Luché con la idea del llamado – pensé que tenías una ruta planificada de antemano, y si dabas un paso en falso, ¡cuidado! Sin embargo, a lo que crezco en mi fe, me he dado cuenta de que a Dios le importa más quien soy, no lo que hago. No es una caminata en la cuerda floja, sino que apunta hacia un blanco redondo.

Cada día, yo me enfoco el en centro del blanco – de ser más como Cristo. Este es el propósito. Como se vive se mira diferente para cada persona.

Una vez que sabes quién eres, ¿hacia dónde vas?

Mollie: Después de saber a quién perteneces, entonces puedes determinar con Dios tu propósito. No es lo que haces, sino las respuestas naturales y las motivaciones que tienes que te ayudan a ser más como Cristo. Desde el propósito viene cómo lo vives, las tareas y actividades que realizas. En otras palabras:

Identidad à Propósito à Actividades

Pienso en la serie de simplificación en el blog 4word en abril de 2018. La simplificación fue un catalizador para eliminar “todo peso” (Hebreos 12: 1) que me impidió cumplir mi propósito. Esa serie de blogs me ayudó a hacerme la pregunta cuando entro al trabajo: “¿qué es lo único que solo yo puedo hacer para ayudar a mi compañía?” Eso parece simplificar lo que puedo lograr con la ayuda de Dios y ser fiel a la forma en que Él me creó como su hija.

Sin comenzar como seguidores de Cristo, algunos intentan descubrir sus tareas y actividades (trabajo) antes de determinar quiénes son (propósito), lo que siempre debería depender de a quién perteneces (creencias). Sin creencia (tu identidad), el síndrome del impostor corre desenfrenado.

¿Qué papel juega la cultura de tu comunidad en la construcción de tu identidad?

Mollie: Creo que el síndrome del impostor aparece más en situaciones donde otros tratan de dictar a quién perteneces y tu potencial y propósito dados por Dios. Es por eso por lo que aprecio tanto 4word. Mi grupo local a través de 4word me recuerda que pertenezco a Cristo y me da espacio para vivir mi propósito y trabajo.

Es posible que haigas oído decir que eres el promedio de las cinco personas con las que más te reúnes. Si permaneces cerca de Cristo, entonces es más probable que tomes sus características.

¿Algo más que gustarías compartir?

Mollie: Como compartí en el video, hay tres maneras de evitar el síndrome de impostor.

1) Cultiva tu núcleo. Esta es tu relación con Dios. No tiene que ser un plan o convertirse en una obligación, pero es fundamental ponerte en contacto con el núcleo de quién eres. Encuentra tu identidad en Cristo.

2) Cultiva tu comunidad. Encuentra a aquellos que te ayuden a apuntar hacia el blanco de ser más como Cristo y no dictan quien debes ser. Los grupos locales de 4word son un gran lugar para encontrar mujeres cristianas que son apasionadas y fieles a Dios.

3) Cultiva tu claridad. Este podría ser el paso más difícil. Pero si te mantienes fiel a Cristo primero y luego construyes tu propósito y actividades sobre eso, será más fácil evitar el falso sentido del síndrome del impostor.


La Dra. Mollie Bond es la Directora de Fundaciones y Relaciones Corporativas del Instituto Bíblico Moody. Tiene una licenciatura en producción de radio y televisión de la Universidad de Montana, una maestría en administración de empresas de Kansas Wesleyan University y un doctorado en liderazgo sin fines de lucro de Governors State University. Fuera de su rol en Moody, Mollie se desempeña en varios roles de voluntariado, incluyendo el liderazgo del grupo local de 4word y como mentora de 4word.