Como los cristianos deberían ver el autocuidado

¿Acaso no saben que su cuerpo es templo del Espíritu Santo, quien está en ustedes y al que han recibido de parte de Dios? Ustedes no son sus propios dueños; fueron comprados por un precio. Por tanto, honren con su cuerpo a Dios.”

1ra CORINTIOS 6:19-20 NIV

¿Correrías una maratón con el estómago vacío? ¿Conducirías de costa a costa después de estar despierta durante 36 horas seguidas? ¿Irías de compras con $2 en tu cuenta bancaria? ¿Crees que estas preguntas tienen respuestas obvias? Entonces hagamos una más: ¿seguirías avanzando como si nada estuviera mal mientras tu cuerpo, tu mente y tu alma piden un descanso?

El autocuidado es un tema de moda y también puede ser algo controversial. Como muchos otros temas que bullían entre los cristianos, quisimos prestar nuestra propia voz a la conversación. Empezamos con el tema en nuestro episodio de podcast de julio con Beth McCord, conocida como Tu Coach Eneagrama. El cuidado personal es una práctica profundamente personal, por lo que, para asegurarte de elegir el cuidado personal más beneficioso, debes saber qué es lo que te motiva. Beth recorrió los nueve tipos de Eneagrama y les ofreció información sobre el cuidado personal que podría beneficiar a cada tipo.

Jane McGrath, líder de 4word: Filadelfia y mujer inspiradora, compartió su historia de cómo adaptarse al repentino cambio en la salud de su esposo y cómo tuvo que asumir el manto del sostén de la familia. Mientras intentaba volver a la escuela, reingresar a la fuerza laboral, criar a sus hijos y cuidar de su esposo, Jane rápidamente se dio cuenta de que no podía esperar ser todo lo que la rodeaba si ella se negaba a apartar tiempo intencional para sí misma periódicamente. Jane terminó su historia con un estímulo para tener siempre cuidado de alinear tu cuidado personal con Dios.

“Tenga cuidado de ver el cuidado personal desde un lente bíblico y no desde la lente del mundo. “Hay un montón de ideas de autocuidado en línea, pero sin un lente bíblico afinado, podemos desalinearnos del ejemplo de Cristo.”

JANE MCGRATH

Una gran parte de la aversión de las personas al autocuidado es sentirse culpable por tomarse el tiempo para sí mismos. Algunos pueden incluso ir tan lejos como para decir que el cuidado personal no es bíblico. Christy Baca escribió como invitada en el blog 4word con su experiencia personal de posponer el cuidado personal hasta que fue demasiado tarde. Ella compartió que la culpa era la razón principal para no reconocer su necesidad de descansar. El consejo de Christy para los demás que se sienten culpables por la necesidad de cuidarse a sí mismo: Dios te creó y sabe lo que necesitas para operar de la mejor manera posible, y preparó el trabajo que se ajustaría a tu vida. La única manera en que puedes vivir una vida que honre el plan de Dios es dándole a tu templo el cuidado que requiere para estar en fuego para Dios.

“La verdad es que Dios es más grande que tú y más grande que la culpa que puedes sentir por cuidarte a ti mismo. Lea eso otra vez. Dios es más grande que la culpa que sientes por cuidarte.”

CHRISTY BACA

No podríamos tener una conversación que abogue por el autocuidado si no practicamos lo que predicábamos, por lo que el equipo de 4word compartió lo que cada una de nosotras hace tiempo en nuestras vidas. Aunque todos somos diferentes y cada una participa en diferentes formas de cuidado personal, el resultado final es el mismo: todas salimos con almas renovadas e impulsos vigorizados para continuar el trabajo que estamos haciendo en 4word. Si te estás preguntando por dónde empezar a buscar inspiración para el cuidado personal, ¡mira las prácticas que compartimos!

“Que su belleza sea más bien la incorruptible, la que procede de lo íntimo del corazón y consiste en un espíritu suave y apacible. Esta sí que tiene mucho valor delante de Dios.” 

1ra PEDRO 3:4

No importa con qué práctica de cuidado personal terminas, hay un objetivo que todos los cuidados personales deben tener en común: prepararte para un servicio más profundo y rico al Señor. Él ama cuando estamos en paz y somos abiertos a las cosas que Él tiene para nuestras vidas. Cuando permitimos que nuestras vidas sean dueños de nuestros corazones y definan el “progreso” como una carrera irregular, es probable que nuestras almas se agoten. Deja de lado la culpa, deja de poner excusas y no la pienses demasiado. Pídele a Dios que abra tus ojos a algo que realmente calma tu espíritu y renueva tu cuerpo físico, para que puedas acercarse a Él y ser una hija de Dios inmensamente más efectiva.